Has empezado a leer este artículo porque quieres saber cómo escribir más rápido tus posts. Todo se resume en tres conceptos: pensar, organizar y fluir.  Estos pasos son los que te ayudarán a crear un método que te ayudará a optimizar tu tiempo. Pero antes de explicártelos voy a derribar algunos mitos.  

Escribir un artículo de blog no es fácil, no es rápido. Si estás aquí porque buscas una fórmula mágica ya te digo que no existe. O yo no la conozco. Aunque si lo que necesitas son trucos, ideas o inspiración para saber cómo agilizar la escritura de tus artículos y reducir el tiempo que ahora dedicas a redactarlos puede que este post te ayude. 

Me voy a centrar en la tarea puramente de escribir porque ya dediqué una serie de posts a todas las acciones que requiere mantener un blog antes, durante y después de redactar. 

 

Pensar

Si quieres hacer algo rápido, primero dedica tiempo a pensar. Yo no puedo ejecutar algo que antes no haya pensado y madurado. Si «hago» sin pensar lo único que consigo es perder el tiempo. Borrón y cuenta nueva todo el rato.

Hay que pensar sobre dos aspectos:

1 # Ideas sobre posibles posts

Piensa en sobre qué escribir muchos días antes de sentarte a pulsar teclas.

Seguro que te llegan destellos de ideas que puedes desarrollar en el blog. Pues lo primero que debes hacer es ponerlas en una lista de potenciales posts en formato papel, Evernote, Keep o el que prefieras.

Cuando ya has madurado esas ideas y ves que su enfoque te puede dar para un post, la incluyes en un Calendario editorial. Si quieres ganar más tiempo aún, para no tener las ideas dispersas en distintos documentos y formatos, abre una pestaña nueva en tu hoja Excel del Calendario editorial y ve anotando allí posibles nuevos posts.

2 # Lluvia de ideas sobre el artículo concreto

Cuando te pones a desarrollar un artículo específico, vas anotando todas las ideas que se te ocurren, todo lo que crees que hay que contar sobre ese tema concreto.  Lo plasmas en papel o si eres más de tecnología, en una hoja digital en blanco.

Cuando las tengas anotadas, vas conectándolas con flechas, colores o recuadros. Esto te da una primera aproximación visual al texto. Sacas todo lo que estaba en tu cabeza y lo ves. Pero solo con verlo no sirve.

 

Organizar

Para empezar a dar forma al post, necesitas estructurar estas ideas que ahora ves fuera de tu cabeza. Sacas otro papel y vas colocándolas en forma de esquema. Así vas dándoles sentido, orden, coherencia y jerarquía según su importancia.

1 # Conecta las ideas

Hay personas que en este paso prefieren usar un mapa mental. En lugar del típico esquema de llaves como el que hacías en el colegio puedes hacer algo más colorido, sofisticado y que te ayude a organizar tu futuro texto. Ya sea en papel o en aplicaciones digitales, es una buena forma de plasmar de forma todavía más visual los conceptos.

2 # Rumia el artículo y cuéntatelo

En este punto todavía no te recomiendo que te sientes a escribir. Todavía hace falta decantar, destilar y pulir esas conexiones. La estructura que has escrito en ese papel de conexión de ideas puedes explicártela en un diálogo interno. Como si estuvieras hablando con una amiga. Esto te permite ver incoherencias, faltas de sentido o falta de argumentos antes de sentarte a escribir.

 

Fluir

Y aquí llega el momento de la verdad en el que comprobarás si te da resultado tener método o no. Cuando lo tienes y te dedicas a pensar antes de ejecutar, vas más rápido.

1 # Escribe, escribe, escribe

Ya tienes las ideas conectadas pero a veces parece que no puedes arrancar a escribir. Esta parálisis solo se cura con acción. Si de verdad sientes mucho bloqueo, no te levantes de la silla. Empieza a escribir y no pares. Ya corregirás o borrarás. Lo importante es empezar. En cuanto hayas escrito las primeras líneas puede que empieces a encauzar el texto y hayas superado ese bloqueo.  

Otro consejo. Te recuerdo que estás escribiendo. Si tienes dudas de contenido, gramática o aportar algún dato más puedes marcar en otro color que debes completar ese dato o comprobar la ortografía. Esa será tarea de edición. Pero no te pares. Sigue escribiendo hasta que acabes. 

2 # Reposa y repasa

Tan importante como escribir es dejar enfriar lo que acaba de salir de tu cabeza. En caliente puede que no te des cuenta de que algo no tiene sentido o de que has cometido alguna errata tecleando.

Deja pasar un día o dos y retómalo. Repasa lo escrito y cambia lo que no te convenza como suena. Una buena idea es leerlo en alto porque ahí te das cuenta de que algo chirría. En silencio no se aprecia tanto.

¿Ya lo tienes editado? ¿Te convence? Pues listo para publicar.

 

Los trucos que te pueden funcionar 

Además de tener un método propio como el que te he explicado, hay algunos trucos que personalmente suelen funcionarme. Te los comparto por si te da pistas de cómo agilizar la redacción de tus contenidos 

★ Observar tu energía y concentración y elegir el momento

No siempre tenemos la cabeza y el cuerpo sincronizados. Si has planificado el blog con antelación y no vas con prisas, observa cómo estás y decide en qué momento escribir. 

Por ejemplo, a mí hay semanas en las que la mañana me suele cundir más. Otras prefiero la noche, cuando hay silencio en casa.  

Observa cuándo fluyen mejor tus textos y trata de reservar esos momentos para escribir. Lo harás más rápido, hilarás mejor las ideas y te motivará a seguir creando tus contenidos de marketing. Si no tienes el día, déjalo. Un perder es un ganar. Es mejor no quemarse delante del folio en blanco. 

★ Escribir sobre el editor WordPress directamente

Esto es una cuestión de práctica. Te puedes acostumbrar a saltar el paso del borrador en un Word u otro programa. Escribir directamente sobre el Editor de WordPress o la plataforma web que uses te permitirá ver directamente en la vista previa cómo ha quedado tu contenido y será más fácil editarlo. 

★ Alejar las distracciones

Cierra pestañas del navegador. Quédate con lo imprescindible: solo el editor de WordPress o la hoja de Word para eliminar distracciones. 

También hay quien usa una aplicación web para escribir con más concentración. Hay varias. Una de las que yo conozco es ZenPenEs prácticamente un folio en blanco digital. Una vez escrito tu texto puedes descargar el contenido en varios formatos. 

★ No perder de vista el índice de contenidos

La estructura de ideas te servirá para tener una guía de redacción. Tenla a mano. Te ayudará a ir dando forma al texto y a que no se te olvide nada. Esa estructura es como una percha sobre la que luego colgarás el texto.  

★ Aumentar la velocidad de escritura con la práctica

No es determinante pero el teclado desde el que escribas también influye. Si las teclas son más suaves te permite deslizarte con más facilidad y si son más duras te ralentiza aunque no te des cuenta y se nota no solo en el tiempo que pasas escribiendo sino también en el dolor de dedos o muñecas.  

Tu habilidad para mecanografiar también influye. Si conoces la posición de las letras con los ojos cerrados es evidente que tardarás menos en escribir. ¿Quieres comprobar tu velocidad de escritura? Puedes hacer un test de velocidad aquí.

  

Mis 2 consideraciones finales

Esta metodología que he compartido contigo me ayuda a ser más eficiente y escribir más rápido mis posts. La redacción fluye más, está más encauzada. Las ideas son como el agua, cuanto mejor canalizadas están, menos riesgo hay de inundaciones, desastres e incluso de sequía.  Con este método me bloqueo menos y la tarea se vuelve más placentera. 

Por último, te recuerdo un par de cosas más:

☛ Todo se expande hasta que le dejas

Según la Ley de Parkinson, el trabajo se expande  hasta llenar el tiempo disponible. Si tienes una semana para escribir tu post, te durará una semana. Si le dedicas huecos en tu agenda durante quince días, te ocupará la quincena entera. Así que sé realista con el tiempo que tienes para dedicarle y aprovéchalo al máximo.

☛ Trabaja por objetivos, no por presión

No sé tú, pero a mí no me gusta trabajar bajo presión. Me resulta más motivador marcarme como objetivo terminar una tarea que presionarme para acabarla. Lo primero me anima, lo segundo me agobia y me bloquea la escritura. Así que tenlo en cuenta por si algo de esto te está pasando que te impide escribir rápido.

Si te han inspirado las ideas que he compartido me harás un favor grande si lo compartes en redes sociales o se lo reenvías por email a tu gente de confianza. Pero también me vendrá bien que me cuentes en los comentarios si algo de esto ya lo haces o si conoces algún otro truco. Yo también quiero aprender nuevas formas de agilizar la redacción de posts.  

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies