Cuando me preguntan a qué me dedico me gustaría decir que soy copywriter. Pero me resigno a responder que soy redactora digital, que se entiende mejor. Puede que esté un poco en mi mano cambiarlo y por eso me he animado a contar con mis palabras y pocos tecnicismos qué es un copywriter.

Pocas personas conocen esta palabra. Y menos aún saben que existe esta profesión. Pero algunas de quienes se han topado conmigo me han confesado que se alegraban de que hubiera una persona que se encargara de los textos de su negocio.

Para empezar te diré que copywriter es un redactor publicitario que escribe los textos creativos en una agencia de publicidad. Lo que ocurre es que con la llegada de Internet y el marketing digital, esta figura se ha convertido en imprescindible para los negocios.

No pienses que un copywriter es (solo) un redactor, porque no es del todo cierto. Ya expliqué una vez la diferencia que hay entre un copywriter, un redactor y un community manager. ¡Vaya lío! Parece lo mismo pero no lo es. Un copywriter es, además de redactor, una persona con unas virtudes específicas orientadas a la venta, cosa que no necesita quien redacta textos informativos.

 

Un copywriter no es (solo) un redactor 

La diferencia con el redactor es que el copywriter basa sus textos en una técnica de escritura persuasiva llamada copywriting. No solo comunica sino que motiva y persuade para que la persona que lee actúe de un determinado modo. Por eso su misión es más compleja. Mover a alguien a actuar requiere conocer el comportamiento humano, las emociones y las motivaciones que hay detrás de una acción para saber desencadenarla.

No es que sepa Psicología, pero ayuda mucho tener una alta dosis de empatía para: 

  • Comprender qué le pasa a una persona.
  • Saber cómo se siente con ese problema o deseo sin resolver.
  • Poder sintonizar con ese malestar o aspiración.
  • Conseguir que preste atención a la solución que le presenta vestida con las palabras más precisas y sugestivas que encuentre.

El redactor solo transmite conocimiento, mientras que el copywriter busca conectar con los clientes y emocionar. Suena casi esotérico, pero está comprobado que sin emoción no hay compra y lo que quiere todo cliente que contrata un copywriter es vender más o crear una mejor imagen de marca —que no solo se logra con la imagen sino también con las palabras—.

 

¿Cuál es la misión de un copywriter?

Si has llegado aquí y te has hecho a la idea de que un copywriter es una persona que está todo el día paseando por el campo para inspirarse o leyendo libros en una cafetería mientras saborea un buen té (o un GinTonic, para gustos están los colores…) borra esa imagen. El copywriter suele estar clavado delante del ordenador.

Es cierto que para elaborar un buen copy hacen falta dosis de creatividad. Yo tengo que inspirarme para encontrar la chispa que dispara las teclas. Pero una parte muy importante de mi trabajo consiste en investigar y conocer a fondo el sector y el negocio concreto para el que estoy escribiendo. Y, lo más importante: saber qué necesita y preocupa el cliente a quien se dirige mi texto para despertarle esa emoción.

Según mi propia visión, un copywriter es un escritor funcional: escribe para cumplir una función, la que su cliente le ha encargado. Tiene una misión y se parece más a Sherlock que a Shakespeare, es más la teletienda que los telediarios.

Hay quien dice que escribimos bonito, pero yo digo que escribimos para emocionar.

 

Cómo piensa un copywriter

Si ya has entendido un poco mejor qué es un copywriter quizás quieras saber cómo trabaja. Según mi propia versión, haciéndose preguntas y sabiendo responderlas o buscando información que le dé las respuestas. Y para eso hace falta un poco de olfato «sabueso».

Los copywriters —espero no ser la única— siempre tenemos en la cabeza al menos dos grandes preguntas:

1 # ¿qué ofrece mi cliente y cómo hace sentir a quien lo usa, compra o contrata?

Si no comprendo el negocio para el que estoy escribiendo —y esto incluye conocer muy bien a su cliente—, difícilmente lograré explicar y mucho menos persuadir de que es la mejor o una de las mejores soluciones del mercado. Siempre se puede encontrar una virtud que haga destacar y diferenciarse al cliente para el que trabajo. Todo depende del ángulo desde el que se mire.

2 # ¿qué quiero que haga quien lea este texto y cómo lo consigo?

Si no sé qué debe hacer después de haber leído ese texto, el copy no será un camino que guía hacia una acción sino un callejón sin salida. Por eso antes de escribir debo tener clara la misión:

  • Guiarlo hasta suscribirse a una newsletter.
  • Que haga clic en un anuncio de redes sociales y aterrice en una página de venta de un producto o servicio
  • Que abra un email.
  • Que pulse el botón de compra de un producto en una tienda online.
  • Que contacte con un proveedor para pedir un presupuesto.
  • Que se una a una causa.

Hay infinitas opciones, tantas como objetivos tenga el cliente que me encargue sus textos persuasivos.

 

Cómo trabaja un copywriter

Cuando tengo clara toda esa información trabajo así:

  • Me paro a organizar las ideas de mi cliente y traducirlas a las palabras adecuadas.
  • Me devano los sesos hasta que doy con el concepto sobre el que articularé el texto y el tono que representa a mi cliente y a la vez conecta con sus clientes.
  • Lo plasmo en titulares y párrafos que condensan todo el valor que aporta esa marca.
  • Me imagino a su posible comprador sentado delante de mí para no olvidar a quién estoy hablando.
  • Encuentro las ventajas que tiene ese negocio, los beneficios que ofrece a su cliente y contrarresto las objeciones que puedan surgir ante la compra.
  • Escribo de forma que atraiga la atención, provoque interés y genere el deseo de solucionar ese problema o deseo que no deja dormir al cliente de mi cliente.
  • Y lo más importante, me preparo con argumentos contundentes para justificar a mi cliente por qué ese texto es “taaan largo”. Sí, todavía se tiene la idea de que «la gente no lee en Internet» (este cliché da para otro post, por hoy es demasiado).

 

¿Un copywriter nace o se hace?

Buena pregunta. No voy a decir que se nace copywriter porque esta profesión es algo que muchos nos encontramos en el camino, nos atrapa y ya no podemos desengancharnos. Sin embargo, puedo decir que muchos copywriters tenemos algunos puntos en común que nos definen:

  • Nos gustan las personas, observar su comportamiento, comprender qué les ocurre, por qué toman unas decisiones u otras.
  • Sabemos escuchar para asegurarnos de entender qué quiere el cliente y captar las ideas al vuelo en la conversación.
  • Somos curiosos y tenemos ganas de saberlo todo, de indagar hasta entender los porqués.
  • Se nos da bien escribir, es algo que ya veníamos haciendo desde niños o adolescentes. Es una característica que siempre sale a relucir cuando alguien entra en este mundo.
  • Conocemos el proceso del marketing, entendemos los negocios y las necesidades de un cliente que busca una solución.
  • A algunos nos chifla la publicidad, nos quedamos pegados a la pantalla durante los anuncios mientras la gente «normal» hace zapping.
  • Nos gusta fusionar ideas, coquetear con las palabras, inventarlas. El copy puede ser muy poético, ¡fíjate en los eslóganes publicitarios!
  • Siempre encontramos el lado positivo o, como cantaban los Monty Python, sabemos mirar el lado brillante de un negocio.

Para poner la guinda

Para dejártelo del todo claro, este artículo que lees no es un ejemplo de copywriting sino de redacción porque solo pretendo que entiendas mejor lo que hago. Prometo otro artículo igual de claro y largo (sí, laaaaargo) explicando qué es una redactora digital, que también lo soy.

Si algo de lo que has leído te ha resonado por dentro puedes leer mi página del servicio de copywriting para saber cómo puedo ayudarte. Quizás tu web o tu email pueden conectar mejor con tus clientes para mover sus sentimientos hacia tu marca.

Y si eres copywriter y estás leyendo este artículo, compártelo en redes sociales y explica con tus palabras qué es un copywriter. O, mejor aún, te propongo algo: escribe un artículo en tu blog para que demos visibilidad a la profesión. Algunos ya lo han hecho, por ejemplo, Cristina Herranz y Elena Peinador. De nosotros depende en parte que nos sigan contratando. Ahí lo dejo…

Mientras, puedes dejarme un comentario para decirme si ya conocías la figura del copywriter, si has trabajado con alguno o si desconocías por completo lo que puede aportar al marketing de tu negocio ecológico y sostenible. 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies