Uno de los errores más habituales en marketing digital es confundir un copywriter con un redactor digital o de contenidos. Si en el último post te quedó claro lo que es un copywriter hoy te vas a enterar de qué es un redactor digital porque —le copio la frase a Juan Luis Guerra— «ni es lo mismo ni es igual». Es como confundir la bachata con el merengue.

Cuando estaba reinventando mi camino laboral e indagaba en cómo podía ganarme la vida escribiendo yo misma dudaba entre el papel de cada uno. Ya ves. No hay que avergonzarse, solo hay que investigar.

Quédate leyendo para que veas cuál es el objetivo de un redactor y en qué se diferencia del copywriter.

 

¿Por qué se confunde copywriter con redactor?

Ambas profesiones están relacionadas con el marketing y parecen hacer lo mismo: escribir en Internet. Sin embargo, la misión y la forma de escribir de cada uno es distinta.

Mientras el redactor digital da información  —que en marketing se llama «contenido de valor»— útil e interesante para generar interés en un público objetivo, el copywriter trata de que esa audiencia compre o contrate a ese negocio para el que escribe.

Para que me entiendas, el redactor es el que invita a la fiesta, da conversación y prepara el terreno; mientras que el copy es el que seduce.

Por ejemplo, un redactor digital escribe un post sobre «cómo reducir el uso de plásticos en casa». En cambio, el copywriter escribe la ficha de producto para una bolsa de tela reutilizable en una tienda online.

 

El post, que puedes leer en Ecología verde, tiene esta apariencia:

Un artículo de blog suele ser escrito por un redactor

 

Mientras que la ficha de producto, que puedes encontrar en la tienda online de Esturirafi, tiene este otro formato:

La ficha de producto está escrita por un copywriter

 

Ahora bien, hay un punto en el que ambas figuras convergen: el copywriting y la redacción trabajan en conjunto para acercar al público al momento de la compra. Ambos se mueven en una línea del tiempo que se llama «viaje del comprador» o buyer’s journey y cada uno utiliza sus propias estrategias.

Para que entiendas rápidamente lo que es el buyer’s journey te resumo que también se conoce como funnel o embudo de ventas —revísate mi diccionario bilingüe de marketing para nuevos emprendedores si te pierdes en la terminología, que dominar un poco el mundo anglosajón no está de más—. 😉 Es un ciclo donde el potencial comprador:

  • Pasa desde el punto «tengo un problema».
  • Sigue por «necesito solucionarlo, pero no sé qué empresa elegir».
  • Y llega al «voy a comprar/contratar a este negocio».

Si quieres saber un poco más, lo explica muy clarito el blog 40 de fiebre.

Entonces, ¿necesito un copy o un redactor?

Si quieres hacer bien las cosas en el marketing digital de tu negocio, necesitas a los dos. O a una persona que desempeñe los dos roles, yo, por ejemplo. 🙂 Aunque dependiendo del momento en el que se encuentre tu negocio, necesitarás primero a uno o a otro.

Aún diría más.

Una buena estrategia de marketing digital tendría a los 4 mosqueteros batallando al servicio de la venta:

copywriting + redacción de contenidos + email marketing + publicaciones en redes sociales.

Todos para uno y uno para todos.

[Inciso: ya conté hace tiempo en el artículo cómo tejer una estrategia circular cómo conectar los contenidos con los canales de tu negocio como si fuera una tela de araña].

Para que decidas por dónde empezar, conoce cuál es la misión del redactor de contenidos. Después la comparas con la del lo que es un copywriter. Y ya decides tú qué te está pidiendo tu negocio a gritos, o sin gritar, que para eso somos sostenibles y saludables.

 

¿Cuál es la misión de un redactor digital?

Como el modo de vender ha cambiado, los negocios ya no dicen «cómprame» sino «mira qué interesante y útil esto que te cuento en mi blog, que está relacionado con los productos o servicios que ofrezco».

Conseguir que esto que lees sea útil e interesante es la misión de un redactor de contenidos.

Y, como te resulta útil, te quedas con el nombre de esa marca en la cabeza, consultas su blog cuando tienes una duda a la que allí encuentras solución y, cuando llega el momento de comprar o contratar, es una de las primeras que aparece como opción en tu mente.

Si ocurre esto significa que el redactor digital ha hecho bien su trabajo.

Lo entenderás con mi propio ejemplo.

En otros tiempos yo habría tenido que lanzar anuncios tipo «contrátame como redactora o copywriter». Sin embargo, como yo practico el marketing de atracción, uso mi blog para que los potenciales clientes se interesen por mi actividad. Aquí me tienes, explicándote cuál es la diferencia entre los dos roles. Si la consigues entender quizás un día, cuando tengas la necesidad de generar contenidos o de crear mensajes más impactantes para tu público ideal, me elijas a mí para trabajarlos.

 

En resumen, ¿qué hace un redactor digital?

Resumiendo, el redactor digital:

  • Aporta información útil, valiosa y gratuita a la audiencia que interesa a una marca.
  • No vende nada sino que da soluciones a problemas sin pedir nada a cambio.
  • No invade sino que atrae a la audiencia potencial con contenido valioso.
  • Genera confianza y demuestra que esa marca sabe de un tema concreto.
  • Muestra a la audiencia cómo funciona un producto o un servicio para que lo conozca mejor.
  • Fideliza a esos lectores para que en un determinado momento se conviertan en clientes.
  • Gusta a Google. No podemos obviar que el buscador domina el universo de los contenidos. Por eso, además de gustar a los lectores, el contenido debe gustar a Google. Y para eso debe tener una habilidad concreta que más abajo te explico.

 

¿Cómo trabaja un redactor digital?

Un redactor de contenidos, que es lo mismo que un redactor digital, trabaja de modo parecido a un copywriter pero con distinto objetivo y herramientas. Como el copy, el redactor también investiga. Pero con esa información que consigue da un formato de artículo y no de página web. Después, estructura un guión, escribe, publica y mide los resultados.

1 # Investiga

Por ejemplo, para escribir este post no me ha bastado solo con mi bagaje personal. Además, he leído lo que se ha escrito en otros blogs sobre el tema. También he consultado fuentes fiables para contrastar mis propias ideas y sacar conclusiones. Y después le he dado mi propio enfoque para que leas algo diferente.

2 # Estructura y escribe

Antes de escribir, he preparado un pequeño guión de lo que iba a contar, organizando mis ideas. Cuando ya tenía el guión, he empezado a escribir. Después dejaré el texto reposando algún día y lo revisaré antes de publicar en la web.

3 # Publica y mide

Cuando ya esté publicado y hayan pasado unos días veré cómo ha funcionado y si ha generado interés. Miraré cuántas visitas ha tenido, si se ha compartido en redes sociales, si hay comentarios… y sacaré conclusiones para enfocar próximos artículos.

 

Qué habilidades tiene un redactor digital

Puedes pensar que un redactor digital solo necesita escribir bien en Internet, medio que tiene sus propias necesidades.

Pero no solo eso.

Un redactor digital debe tener, al menos, estas aptitudes:

  • Ser capaz de escribir, correctamente y sin faltas de ortografía, sobre casi cualquier tema que le propongan. Y si no, como dice mi compañera Patricia Suárez, tener el teléfono de la persona que sabe sobre ese tema.
  • Saber planificar los contenidos a medio y largo plazo, creando un calendario editorial que trace la estrategia de marketing y ventas que el negocio necesita.
  • Encontrar un enfoque diferente de lo que hasta ahora se ha escrito para atraer y no inundar el ciberespacio de contenidos-basura replicados. Zero-waste también en los blogs.
  • Adaptar el tono y el estilo de escribir a cada negocio para el que trabaja.
  • Saber conectar con las necesidades de la audiencia para la que escribe. Puesto que su objetivo es ofrecer contenidos útiles e interesantes, estos deben responder a las preguntas o problemas que tiene su audiencia.
  • Conocer el funcionamiento del SEO (Search Engine Optimization), es decir, de preparar el texto para los buscadores. El redactor busca y encuentra las palabras clave de un sector y las aplica a los textos. Cuando los robots de los buscadores rastrean en Internet, si un contenido cumple los requisitos SEO, premiará ese artículo colocándolo en mejores puestos de los resultados de búsqueda. Y esto se traducirá en más visitas a ese blog.

 

Cómo se contrata a un redactor digital

Un redactor digital suele ofrecer sus servicios por paquetes o por palabras, dependiendo de la necesidad del cliente:

  • Si el cliente solo quiere la redacción de los textos, el redactor se los entregará en formato Word. Aquí, la tarifa se calcula en base a un precio por palabra.
  • En cambio, si también necesita búsqueda de imágenes, subir el texto a WordPress y darle los formatos correspondientes —negritas, encabezados, destacados, etc.—  puede que el redactor le ofrezca un paquete de servicios.

También puede haber dos tipos de encargos:

  • Artículos que consiguen tráfico dándoles difusión en las redes sociales
  • Artículos que atraen tráfico desde los resultados de búsqueda de Google.

Sea cual sea el formato de entrega, lo importante es crear una estrategia a medio o largo plazo.

Para eso, el redactor prepara un calendario editorial donde planifica contenidos para 3 o 6 meses. ¿Con qué fin? Con la intención de:

  • Desarrollar una línea de contenidos coherente con las necesidades del negocio.
  • Intercalar artículos orientados a público que conoce más del negocio con otros para el que sabe menos (¿recuerdas el ciclo de vida del cliente?).
  • Tener la seguridad de que hay temas preparados para los próximos meses y que se publicarán puntualmente.

 

Última oportunidad para no confundir redactor y  copywriter

Para que no te quede ni un resquicio de duda, las funciones del redactor son:

  • Trabajar una estrategia de contenidos que beneficie el negocio de su cliente.
  • Atraer e interesar a los clientes de su cliente.
  • Educar o divulgar sobre el sector y el negocio para el que trabaja.
  • Gustar a Google.

Y la prueba del algodón:

  • Si necesitas traer más visitas a tu web necesitas un redactor que genere contenidos.
  • Si quieres convertir esas visitas en clientes necesitas un copywriter.

¿Ahora sí?

Pues dime en los comentarios si sabías la diferencia que hay entre los dos tipos de profesional. O cuéntame si este artículo y el de qué es un copywriter te han abierto los ojos y te ha dado ideas para tu negocio. Aunque parezca que Internet lleva muchos años en nuestras vidas y sabemos que nuestro negocio que estar ahí no creas que tenemos claro cómo y por qué estar. Y si no, dime a cuánta gente conoces que no sabe usar su página web como una herramienta de venta.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies